sábado, 26 de septiembre de 2009

Jorge Rojas es un hombre feliz


Celebra la vida. Disfruta de su arte y deja al descubierto su vulnerabilidad cuando habla de sus hijos Lautaro (17), Nicolás (15) y Belén (13). Son sus musas. Cuando habla de ellos, sus ojos cobran una luminosidad especial. Orgullo de padre. Por ellos vive y sostiene con firmeza que la comunicación con los hijos no debe dejarse de lado ni aún en las peores circunstancias. Ahora, Jorge Rojas está próximo a ser padre: ya tiene listas las canciones que conformarán su próxima “criatura” musical.

Por Emilio Marcelo Jozami
mjozami@elliberal.com.ar

Nada en el mundo pone tan feliz a Jorge Rojas como celebrar la vida junto a sus tres hijos adolescentes, compartir el escenario con sus hermanos Lucio y Alfredo, estar seguro de la elección que hizo al iniciar su carrera como solista y a seguir componiendo bellas y al mismo tiempo comprometidas canciones que hablan de su origen y su lugar.
Jorge está radiante porque Alfredo, quien sufriera un ACV hace más de un año mientras cantaba en el cumpleaños de Froilán “Indio” González, se recuperó y retomó su oficio de cantor y zapateador precisamente, anoche en la actuación realizada en La Banda con motivo de festejar esta ciudad santiagueña los 97 años de su fundación.
Está pletórico porque Lautaro, uno de sus tres hijos (los otros son Nicolás (15) y Belén (13), comenzó a estudiar música. La alegría lo inunda porque, antes de fin de año, lanzará un nuevo disco con la particular característica de que en él dejará su huella como un ser esencialmente comprometido con causas esenciales de su pueblo.
Así lo encontramos ayer a Jorge Rojas quien, en un diálogo ameno pero profundo con PURA VIDA, desnudó su alma, habló de sus seres amados, del espíritu solidario con su gente, de su compromiso como artista, de ser un defensor a capa y espada de la libertad, la verdad y la justicia. Íntimo y revelador, te presentamos a un hombre feliz.
¿Cómo haces para expresar en 3 minutos, tiempo que generalmente dura un tema, los sentimientos que te inundan?
En una canción se resumen muchas cosas. Hay composiciones que tienen que ver con el amor por la tierra y con nuestra forma de ser, pensar y sentir. Uno, a lo largo de las creaciones, va reflejando parte de lo que siente. Las canciones son como un DNI.
¿Las canciones te buscan o vos vas por ellas?
Hay canciones que aparecen. Escucho a los poetas que dicen que esperan que lleguen las musas. Yo las ando provocando. Cuando uno busca, encuentra. Cuando uno anda provocando hay reacciones. Siempre trato de buscar el momento de quedarme solo y en contacto con cosas que son puras. Me tomo el tiempo suficiente para la canción.
Es que ése es el punto de partida para llegar a un objetivo más alto…
Es que si no hay canción no se puede arrancar. Hoy hay mucha gente, sobretodo los chicos que empiezan, que confunden todo esto. Hoy hay personas que, primero, andan buscando productores y estudios de grabaciones cuando en realidad tendrían que estar buscando la canción y lo que pueda identificar para salir a decir algo.
¿Por qué has demorado casi un año y medio para lanzar tu próximo disco?
Porque quería hacer un muy buen disco, con contenido y con un 80 % de canciones inéditas. De eso se trata mi búsqueda. El principio de todo esto es una canción.
¿A qué musas provocaste para que te inspiren y escribas para este, tu nuevo CD?
Hay vivencias propias. Cada canción mía tiene su vestidura acorde. Esto le da el color a todo el disco. Será un disco muy folclórico: tendrá cuatro chacareras, cuatro huaynos, bagualas, vidalas y un par de temas bien románticos.
¿Vuelves a las raíces más profundas?
No los tomo así a mis discos. Las placas discográficas reflejan un momento, una situación del autor que vive todas esas cosas en este período. Lo que dejaré en mi nuevo disco son cosas que he vivido, sentido, visto y oído.
Puntualmente, ¿cuál es el momento actual de Jorge Rojas?
El haber viajado al norte del país, estar con mis viejos, el contacto pleno con la naturaleza y hacer una fiesta nativa en beneficio de los pueblos originarios que habitan el chaco salteño. Todo esto, sin querer, nos ha dado canciones hermosas.
¿Cómo nació la idea de ayudar a la comunidad aborigen Chorote, que viven exclusivamente de la pesca en el río Pilcomayo?
Yo he vivido naturalmente el chaco salteño. Muchos de los aborígenes que lo habitan fueron mis compañeros de escuela. La vida me ha llevado por el camino de la música y también me ha hecho ver la necesidad de ayudar al prójimo. Mejor que nadie conozco lo que son las necesidades de esa región de la Argentina. Se trata del compromiso que uno va adquiriendo a lo largo del tiempo. Mi compromiso es con el lugar de donde vengo.
¿Qué extrañas musas hacen que el romance entre vos y el público se renueve?
La comunicación entre el artista y la gente es una canción. Mientras exista la canción, la comunicación será fluida. Cuando en la carrera artística te preocupas por otras cosas y falla el diálogo, es donde se inicia la caída estrepitosa del artista.

La familia
El amor por su familia es el pilar que sostiene a Rojas. Allí está el padre orgulloso. Minutos antes de partir a comer, con su amigo Carlos “Cali” Carabajal, habló sin redes con PURA VIDA sobre sus hijos Lautaro, Nicolás y Belén y sus hermanos Lucio y Alfredo.
¿Cómo viven tus hijos tu éxito?
Toman a la música de una manera muy natural. Es muy natural para ellos que su papá sea el cantor. Siempre han concebido mi historia como es. Están en la etapa de que tienen que formarse. Son adolescentes. Gracias a Dios tengo una relación hermosa con ellos. Uno me ha salido músico y anda tocando. Se llama Lautaro y tiene 17 años. Los otros dos están en el colegio. Ellos son Nicolás (15) y Belén (13).

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada